Madurez Espiritual

MADUREZ: 

Es la habilidad de soportar y recibir tanto críticas, rechazos y ofensas como halagos y admiración de las demás personas sin que nos afecte, es decir,  sin que nos desanime deprima o nos enaltezca. Una persona o un líder creyente maduro tiene la habilidad de  poder aguantar y recibir críticas y ofensas de los demás sin que esto lo lleve a la depresión, desánimo o a desertar del ministerio.

 

La mayor prueba de madurez de un líder se experimenta cuando es criticado, rechazado y reacciona con bendición hacia aquellos que lo persiguen.

 

También podemos decir que la madurez es la habilidad de conocer nuestra Identidad en Dios, sin sentirnos inseguros u ofendidos porque otros tengan mayor éxito, unción, talento, habilidades y dones, o piensen diferentes que nosotros. La madurez es el producto de conocer nuestro propósito o llamado de Dios para nuestra vida y de conocer quiénes somos en Dios.

 

La madurez consiste en aceptar diferentes opiniones, puntos de vistas, carácteres y personalidades, sin sentirnos ofendidos o inseguros porque alguien tome nuestra posición. La madurez consiste en tener seguridad en el corazón de lo que somos en Dios y no de lo que tenemos. Hay líderes que basan su seguridad en la posición, en el trabajo o en el ministerio que desempeñan, y nuestra seguridad debe estar en Dios y en lo que somos en El.

 

Algunas personas me han preguntado cómo puedo distinguir a un líder maduro. La respuesta es siempre la misma, es alguien que sabe quién es en Dios y conoce su identidad.  Cuando un líder llega a conocer esto, no tendrá envidia, ni celos de otros porque está satisfecho con lo que Dios le ha dado. Un líder maduro es una persona que ha desarrollado el carácter de Jesús.

 

Las diferentes etapas de crecimiento en el desarrollo humano de un hijo natural, se describen utilizando cinco palabras griegas, que aplicaremos al ámbito espiritual.-

 

El Hijo NEPIO: (Bebe espiritual)

 

Es alguien que es inmaduro e infantil en su manera de hablar y actuar. En lo natural, nepio, corresponde a las edades de entre0 a 2 años. Aún no habla bien, está aprendiendo a caminar, se lleva todo a la boca, no sabe lo que es bueno o malo, en fin es una persona que hay que estar cuidándola todo el tiempo y llevarle el alimento a la boca.

 

Características:

Primero: Es una persona que es movida y agitada emocionalmente por las circunstancias o sus deseos: el mejor ejemplo lo vemos en la vida de Pedro, mirando a su costado, a su alrededor no poniendo sus ojos en Jesús.

Mateo 14:28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: —Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.29 Y él dijo: —Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: — ¡Señor, sálvame!31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo y le dijo: — ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Segundo: Es una persona que no tiene fundamento sólido.

Lucas: 10: 38-42.38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.42 Pero sólo una cosa es necesaria y María ha elegido la mejor parte.

Un hijo nepio siempre está dando vueltas en círculos, siempre tiene los mismos problemas personales, matrimoniales, familiares y otros.

Tercero: Es un niño que se ofende fácilmente por el mensaje que se predica, si no lo llaman, sino lo tienen en cuenta. Se ofende cuando es corregido, cuando no lo saludan; es el tipo de creyentes al que se le tiene que dar masajes espirituales para que continúe adelante. Una persona con estas características no se le puede confiar una posición de liderazgo.

Juan: 6.60…al oír esto, muchos de sus discípulos volvieron atrás y decían: dura es esta palabra, quien la puede oír?

Cuarto: El niño es fácilmente engañado: cualquier doctrina o fundamento falso, lo puede engañar, porque al ser niño recibe todo lo que le dan. Efesios: 4.14

Quinto:El nepio no tiene discernimiento espiritual: Así como en lo natural el niño no puede ver el peligro. No puede percibirlo y necesita ayuda.

Sexto: Bebe leche y no alimento sólido: Si se le habla muy profundo, no entiende y se atora. Lo más triste es que esto ocurre en las personas que más años tienen en la iglesia. Esto ocurre porque son personas conformistas, que no hacen nada para progresar o crecer, están contentos con la palabra que reciben los domingos, beben la leche vieja y se quedan sentadas en su silla.

Hebreos: 5.12…En realidad, a estas alturas ya deberían ser maestros, y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios. Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento sólido. 13 El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho. 14 En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual.

Séptimo: El hijo nepio es celoso: se enoja cuando ve la prosperidad de otros, es contencioso y además pelea y se detiene en boberías.

1 Corintios: 3.1. Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros,[a] apenas niños en Cristo.Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni pueden todavía, pues aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se están comportando según criterios meramente *humanos? Cuando uno afirma: «Yo sigo a Pablo», y otro: «Yo sigo a Apolos», ¿no es porque están actuando con criterios humanos?

Deberíamos hacernos las siguientes preguntas: ¿Me encuentro en esta etapa? ¿Es usted movido por las circunstancias o emociones del momento? ¿Es una persona que siempre está en un círculo vicioso? ¿Se ofende fácilmente? ¿Es demasiado susceptible a la gente o al dolor? ¿Ha sido engañado o confundido por alguna enseñanza anti bíblica? ¿Tiene discernimiento espiritual? ¿Tiene necesidad de seguir tomando leche o alimento sólido?

Evaluando estas preguntas debemos dar el siguiente paso.

1 de Corintios 13.11 nos dice… Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño.

La clave es cuando fui hombre deje lo que era de niño. Si queremos pasar a otra etapa de madurez la clave es tomar una decisión de cambiar.

 

El Hijo PAIDION: (Niño espiritual)

 

En lo natural es la etapa de2 a12 años. Allí el niño ya tiene voluntad propia.

Es una persona que emocionalmente es inmaduro en su conducta y en su manera de pensar y hablar.

 

Características.

 

Primero: No tiene control sobre su lengua. Es el típico creyente que critica, juzga, habla malas palabras y algunas veces miente. El controlar su lengua es un problema. Santiago: 3.2. Todos cometemos muchos errores; ahora bien, el que no comete ningún error en lo que dice es un hombre perfecto, capaz también de controlar todo su cuerpo. 3 Cuando ponemos freno en la boca a los caballos, para que nos obedezcan, controlamos todo su cuerpo. 4 Y fijaos también en los barcos: aunque son tan grandes y los vientos que los empujan son fuertes, los pilotos, con un pequeño timón, los guían por donde quieren. 5 Lo mismo pasa con la lengua es una parte muy pequeña del cuerpo, pero se cree capaz de grandes cosas. ¡Qué bosque tan grande puede quemarse por causa de un pequeño fuego! 6 Y la lengua es un fuego. Es un mundo de maldad puesto en nuestro cuerpo, que contamina a toda la persona. Está encendido por el propio infierno y a su vez hace arder todo el curso de la vida. 7 El hombre es capaz de dominar toda clase de fieras, aves, serpientes y animales del mar, y los ha dominado; 8 pero nadie ha podido dominar la lengua. Es un mal que no se deja dominar y que está lleno de veneno mortal 9 Con la lengua, lo mismo bendecimos al que es Señor y Padre, que maldecimos a los hombres creados por Dios a su propia imagen 10 De la misma boca salen bendiciones y maldiciones. Hermanos míos, esto no debe ser así.”

 

Segundo:es amigo del mundo. Les atrae lo que el sistema del mundo le ofrece: las amistades que no  quieren saber de Dios, la música que no edifica, lo malo de internet…los vicios… etc.

Santiago: 4.4 ¡Oh, gente infiel!, ¿no sabéis que ser amigos del mundo es ser enemigos de Dios? Cualquiera que decide ser amigo del mundo, se vuelve enemigo de Dios.

 

Lo que el sistema le ofrece es: los deseos de la carne, deseos de los ojos y la vanagloria de la vida.

 

1 de Juan: 2.15-16. No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Quien ama al mundo no ama al Padre, 16 porque nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo. Y esto es lo que el mundo ofrece: los malos deseos de la naturaleza humana, el deseo de poseer lo que agrada a los ojos y el orgullo de las riquezas

 

Tercero: es de doble ánimo.

Santiago: 1: 6-8.  Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor, ya que es persona de doble ánimo e inconstante en todos sus caminos.

 

Es inestable emocionalmente, en un momento tiene gozo y en otro esta desanimado. En un momento promete algo y luego no lo cumple. No puede identificar la voz de Dios claramente, por lo cual no recibe ninguna palabra de El.

 

Cuarto: este tampoco tiene discernimiento espiritual. No sabe diferenciar lo santo y lo que no es santo, lo puro y lo impuro.

1 Corintios: 13.11

Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño.

 

Quinto: se conforma con conocer los rudimentos de Cristo: no busca profundizar la palabra de Dios, la revelación lo puede matar. Un día quiere ir al cielo y vive aquí en la tierra como puede.

 

Sexto: depende de la unción de otros. Siempre está pidiendo oraciones, no sabe liberarse, decretar, interceder. Busca siempre una palabra de ánimo, un consejo de amigos, de su pastor; vive de lo que otros le dan.

 

En esta etapa de madurez se le puede dar responsabilidades pero bajo la supervisión de otros. No se le puede dar autoridad porque va a herir a otros.

En esta etapa se le enseña a obedecer y a servir. En la iglesia puede servir como ujier, en la limpieza o en otros oficios.

 

No se le puede dar un puesto de autoridad enla Iglesiacomo anciano, ministro, pastor, líder o diacono porque  va a herir a otros.

 

 

El Hijo TEKNON. (Adolescente espiritual)

 

En lo natural corresponde a un adolescente entre las edades aproximadamente13 a19. En esta etapa empieza a usar sus dones y como Dios lo usa cree que está listo para el ministerio.

 

Es la etapa más peligrosa porque tiene que ver con la rebeldía, la auto dependencia; creen que lo saben todo, no quieren responsabilidad ni dar cuentas, no quieren ser enseñados. Además empiezan a buscar su propia identidad y quieren que se les trate como adultos.

 

CARACTERISTICAS:

 

Primero: no se someten y se rebelan cuando son corregidos. Siempre están razonando el por qué tienen que obedecer. Cuando son corregidos, se ofenden y se van dela Iglesia.

 

Segundo: son susceptibles al orgullo: como comienzan a usar sus dones, creen hasta que pueden predicar mejor que su pastor y que pueden hacer las cosas mejores que los demás líderes. Un ejemplo de hijos de esta clase son Aarón y María.

Números: 12.1-2María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado, pues él había tomado una mujer cusita. Decían: « ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros?». Y lo oyó Jehová.

 

Se hacen preguntas tales como: ¿Acaso Dios usa solamente al Pastor? ¿Solo el puede cantar? Usan expresiones tales como: si yo fuera el pastor, yo cambiaría esto, yo también puedo profetizar, yo también tengo dones y el Señor está conmigo. El orgullo toca sus puertas y ellos le abren.

 

El resultado de Aarón y María fue la lepra. El resultado de los hijos que se rebelan es la lepra espiritual.

 

Tercero: ponen primero sus dones antes que el carácter. Cultivan más el carisma que su carácter. Se regocijan más en su don que en su relación con Dios. Antes que el talento, está el desarrollo de su carácter por medio de los frutos del Espíritu Santo en su vida.

 

Los dones son dados pero el carácter es desarrollado. Madurez sinónimo de carácter.

 

Cuarto: tienen un espíritu de Independencia: no pueden trabajar en equipo. Su agenda personal esta primero antes que la agenda de Dios y de la casa (Iglesia) donde se congregan. No buscan un lugar para servir, sino uno donde se les pueda poner en posición.

 

Quinto: son los que dividen a las Iglesias: Estos son hijos adolescentes que Dios empieza a usar y creen que están listos para su ministerio exclusivo y como resultado causan tremendas divisiones. Los ministerios que son productos de una división, nunca tendrán crecimientos en cuanto a cantidad y calidad. Serán ministerios estancados.

 

Evaluemos nuestra condición haciéndonos las siguientes preguntas: ¿es usted una persona que le cuesta someterse a la autoridad? ¿Cuál fue su actitud cuando lo corrigieron la última vez? ¿Considera usted que su don es mejor que el de otros? ¿Ha pensado usted alguna vez que es mejor que otros y que tiene más unción que su pastor? ¿Desarrolla más su don que su carácter? ¿Le gusta trabajar en equipo o le gusta hacer todo solo? ¿Ha tenido pensamiento de abrir su propio grupo o Iglesia pensado que está listo para el  ministerio? ¿Su deseo es que las personas lo vean en público o detrás de la escena?

 

 

El Hijo TELIO: (Adulto espiritual)

 

Es uno que ha alcanzado madurez espiritual y está listo para ponerse en posición. Se le puede confiar responsabilidad y autoridad. Está listo para recibirla Herenciadel Padre.

Romanos: 8: 14-16. Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios, 15 pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: « ¡Abba, Padre!». 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

 

Cuando una persona está lista para ser enviada por el Pastor e ir a hacer la obra de Dios, es porque ha sido fiel, leal y probada enla Iglesia. Unavez que la persona ha madurado y esté lista para ser enviada como hijo de la casa, entonces, el Pastor le impone manos y lo envía con su bendición.

 

Diferencia entre ser Llamado y Enviado.

 

Entre ser llamado y enviado toma un período de tiempo dentro del cual se desarrolla, se prepara, se equipa a la persona. A veces este proceso toma años y este es el proceso.

 

1: Dios nos llama: El es el único que llama. No es una organización ni es un hombre.

 

2: Dios nos prepara: hay un proceso de preparación del carácter, la familia y la preparación Bíblica en el conocimiento de Dios.

 

3: Dios nos separa y nos ordena: este es el momento donde nos separa del pecado, del mundo y de las cosas que impiden nuestro crecimiento. Este es el momento, donde se nos ordena al ministerio en una ceremonia pública.

4: Dios nos envía:

Hechos: 13: 1-2. Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Níger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando estos al Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo: «Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado».Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

Espere ser enviado, que Dios lo respaldará y le suplirá.

 

Ejemplos Bíblicos: El apóstol Pablo fue llamado por Dios y después de 15 años fue enviado. Lo mismo ocurrió con Jesús que le tomó 30 años; a David 15 años. Antes que Dios envíe a alguien, primero Dios le confirmará el llamado y la cobertura espiritual, y el pueblo también lo hará.

 

Cuando Dios nos confía algo, no lo determina por nuestras habilidades, dones o talentos, sino por el carácter y el fruto que hayamos desarrollado en nuestro caminar con El. La mejor forma de Dios de enviarlo y ser hijo es poniéndolo bajo autoridad de alguien para que le sirva. Ejemplo. Moisés preparó a Josué, Pablo a Timoteo y Elías a Eliseo.

 

Al servir a Dios se desarrolla el carácter y al esperar en Dios, se vencen las adversidades. Al aprender a perdonar a otros y a conocer a Dios íntimamente, se encuentra fruto.

 

Procesos: Josué ganó la batalla cuando Moisés estaba en el monte. También fue uno de los espías que trajo el informe. Sin embargo el ser un guerrero y tener gran fe, no lo calificó para que en ese momento se fuera a iniciar solo su ministerio.

 

Analicemos a David: Llamado y Ungido a la edad aproximada de 15 años delante de sus hermanos. Al principio, no se ganó la admiración ni el respeto de nadie. A esa edad no estaba preparado para ocupar una posición de Gobierno.

 

A pesar de ser valiente y demostrarlo rompiendo los paradigmas de un ejército apático, David espero su promoción. Venció a Goliat y luego fue Ungido como Rey ocupando su posición. Pasaron 15 años hasta que David se coronara como Rey de todo Israel.

Debemos ser pacientes y esperar que nuestra cobertura nos envié y de esa manera, tendremos el éxito garantizado.

 

Características de un hijo maduro Telio.

 

1: Sabe oír la voz de Dios.

No solo la oye sino que  la obedece. A través del testimonio interior, la voz de de la conciencia, la voz del Espíritu Santo, de las Escrituras, de los sueños. Siendo guiado a su destino. Romanos: 8.14-16

 

2: Está muerto al egoísmo, la alabanza y a la crítica:

Sabe recibir las alabanzas y los halagos. Sabe cómo manejar también las críticas, no se ofende ni se duele porque entiende que la crítica es parte de ser un líder exitoso. Preocúpate si no están hablando de ti. Muestra humildad, reconociendo que todo lo que  eres y todo lo que tienes proviene de Dios.Romanos: 12.3

 

3: Es maduro y sabio:

La sabiduría es aplicar el conocimiento que tiene de la palabra en su vida diaria. Un creyente maduro es sabio porque tiene temor de Dios. La sabiduría es la mayor virtud de una persona que alcanzado madurez. Presenta soluciones a los problemas. No se enreda en chismes y en conversaciones vagas que no edifiquen. 1 Corintios: 2.6.

 

4: Lleva muchos frutos:

Lleva fruto en su vida personal, su familia, en su manera de conducirse y en el Reino. El fruto es una evidencia exacta para identificar una persona madura.

Mateo: 7: 15-20. »Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que por sus frutos los conoceréis.

 

5: Conoce su identidad en Cristo:

Una persona madura conoce quién es en Dios, conoce su propósito y su llamado, sabe cuál es su posición en Dios y no tiene una baja autoestima, ha sanado sus heridas y no anda echándole la culpa a nadie de su condición, es responsable de sus decisiones. Se hacen cargo. La baja autoestima ocurre porque no ha llegado a conocer su identidad en Cristo.

 

6: No se ofende fácilmente:

Si en alguno momento se siente ofendido, sabe perdonar con facilidad sin odio ni resentimiento.

Santiago: 3. 2 Todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende de palabra, es una persona perfecta, capaz también de refrenar todo el cuerpo

 

7: Es prudente en su forma de pensar:

Esto se logra por la renovación de nuestro entendimiento por medio de la palabra. Es quitar todo lo viejo y sustituirlo por algo de la palabra de Dios en nuestras vidas.

 

8: Ha desarrollado el carácter de Cristo:

Aquí estamos hablando de amor, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, templanza y mansedumbre.

Gálatas: 5.22 Pero el fruto del Espíritus es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

 

9: Se sustenta de alimentos sólidos:

Busca profundizar la palabra, alimentándose con frescas revelaciones. Busca, indaga, investiga. Se despierta el hambre por la Palabra. Hebreos. 5.14.

 

10: Recibe revelación directa de Dios:

Dios le revela su palabra directamente a su corazón. Sabe tomar lo bueno y desechar lo malo.

 

11: Es pronto para oír y tardo para hablar:

Debemos aprender a conocer cuando hablar y esto se logra a través de la sabiduría que Dios da.

 

12: Honra siempre a sus líderes espirituales:

Honra a sus Padre celestial, espiritual y biológico a través de palabras de afirmación; financieramente, dándole cuentas y con su servicio.

 

13: Es una persona que es estable emocionalmente:

Es decir, que no es de doble ánimo, está en control de sí mismo; tiene dominio propio de su voluntad, pensamientos y de sus emociones. No es controlado por lo externo, tiene estabilidad emocional. No es alguien que en algún momento usted lo ve alegre y luego triste, tampoco está demasiado triste o enojado.  Tito: 1.8.

 

14: Es alguien que sabe tomar lo bueno y desechar lo malo:

Romanos: 12.9. El amor sea sin fingimiento Aborreced lo malo y seguid lo bueno.

 

 

LA MADUREZ ESPIRITUAL DE UN CREYENTE SE MIDE DE ACUERDO A LA MANERA DE REACCIONAR Y ACTUAR CUANDO ESTA BAJO PRESION.

 

Hagámonos las siguientes preguntas: ¿Cómo reacciono cuando no me toman en cuenta para participar de algo? ¿Cómo usted actúa cuando alguien está en desacuerdo con sus ideas o formas de pensar? ¿Cuál es su reacción cuando alguien lo critica? ¿Cómo es su reacción cuando está frente de alguien que tiene más unción y más éxito que usted? ¿Cómo reacciono cuando me ofenden? ¿Cómo actúo cuando alguien me halaga por mis dones y habilidades? ¿Permanece animado cuando los problemas vienen?

 

ÁNIMO, DIOS NOS QUIERE LLEVAR A NUEVOS NIVELES DE MADUREZ Y LIDERAZGO.

 

 

El Hijo PATTER: (Padre espiritual)

 

El significado de esta palabra en el griego y hebreo es: Padre, protector, fundador, iniciador, proveedor, maestro, progenitor, autor, fuente, y líder. Este es el nivel más alto de madurez. No se puede llegar de la noche a la mañana a este nivel de madurez.

Una de las características por las cuales un líder potencial no se ha desarrollado es por la falta de un Padre. Tenemos muchos ministerios, pastores, evangelistas, maestros y profetas pero muy pocos con corazón de Padre y eso nos hace entender que falta madurez en el cuerpo de Cristo.

 

Características de un Padre:

 

1: Tiene un gran anhelo de reproducirse en otros: Adiestrar a otros para que cumplan su destino, y además enseñarlos a que brillen y cumplan la voluntad de Dios, es su gran deseo.

2: Ha llegado a ser un mentor: tiene la habilidad de identificar y desarrollar el potencial de otros, por medio de la inversión de su vida, sus talentos y sus habilidades en ellos, para llevarlos a su destino.

Entiende que para que haya fruto debe invertirse en sus discípulos, por largo tiempo.

3: Equipa a otros: equipa a otros para la obra del ministerio y en todas las áreas.

4: Es una fuente: cada vez que un hijo necesita información, conocimiento, oración, apoyo o ayuda, debe ir al padre para obtener lo que necesita.

5: Es una persona que nutre: Todo lo que sale de nuestros lomos, lo debemos nutrir. El padre debe nutrir emocional, verbal y físicamente a sus hijos y sus discípulos. La gente está buscando a alguien que les diga quienes son en Dios. Que les digan que creen en ellos; que le aman, nutriéndoles continuamente con palabras de afirmación. 6: Es un Progenitor: Esta palabra está compuesto por dos palabra: Pro que significa antes y genitor que viene de la palabra Genes. Los genes son el elemento que posee la calidad de vida de un ser humano. Esto significa que si somos padres o progenitores, todo lo que salga de nuestros lomos, tendrá nuestra misma calidad de vida.

 

Los genes del padre determinan la calidad de vida de los hijos que salen de El. Y además determinan lo que El engendra tanto en lo espiritual, como lo emocional y físico.

 

De cada varón salen 4 generaciones y tiene la responsabilidad de darle identidad a sus hijos, a su generación. Por eso cuando un niño nace, se le da el apellido. Tenemos que producir hijos espirituales, visionarios, íntegros y maduros, que tengan nuestro ADN.

7: Corrige y disciplina:

Hebreos: 12.6 …porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo»

8: Alimenta:para que crezcan en forma integral.

 

9: Es un protector: Protege a su familia física y espiritualmente.

10: Es un proveedor: Provee financiera y espiritualmente, las necesidades de su familia.

 

Tome una decisión de crecer y madurar. Empiece ahora y no mañana. Si no está satisfecho en el nivel en que se encuentra ahora; busque más, sea enseñable, pague el precio, esté dispuesto a que lo corrijan para crecer. Tome la decisión de hacer cambios drásticos en su vida. Empiece ahora mismo con usted. Busque un ambiente de crecimiento, busque líderes que tengan visión y que tengan objetivos definidos. Déjese influenciar por ellos. Recuerde que la madurez es un proceso no un evento.

 

Comience a estudiar la palabra. Comience a buscar a Dios con más pasión. Acérquese a líderes que sepan más que usted, que han ido a donde usted no ha ido. Que tienen mayor éxito que usted, para que lo desafíe a ir a otro nivel. Camine con personas que le hablen un idioma positivo de avance y de metas grandes de Dios. Comience ahora mismo, pues lo que usted decida hoy, es lo que será mañana.

 

Podemos madurar y crecer espiritualmente a través de las pruebas y las adversidades. Por medio de los tratos de Dios. Por medio de la disciplina y la corrección. Por medio del ministerio Quíntuple: Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.

 

Cada creyente debe buscar, desesperadamente, un mentor o un padre espiritual que lo adiestre y que lo equipe para la obra del ministerio y de esa manera madurar.

 

 

Efesios 4: 11…y El mismo constituyo a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros a fin de perfeccionar, (madurar, equipar, adiestrar, calificar, preparar, adecuar) a los santos para la obra del ministerio, (servicio de Dios) para la edificación del cuerpo de Cristo. Hasta que lleguemos todos al varón perfecto, a la medida de le estatura de Cristo Jesús. Para que no seamos niños sino que crezcamos en todo.

 

 

CONCLUSIÓN: ¿Cuál es el fin o la obra de mi perfeccionamiento?

Efesios 4:12. Para la obra del ministerio.

¿Por qué hay personas que no están en el ministerio? Porque su nivel de madurez no se lo permite.

 

La madurez no te hace perfecto pero te va perfeccionando.

 

La madurez me muestra una interdependencia de cada uno de los miembros del cuerpo de Cristo y de reconocer que yo necesito del don de mi hermano.

 

La madurez espiritual me enseña a orar por mi hermano.

La madurez espiritual me enseña a esperar el tiempo señalado, no buscar mi promoción.

La madurez me hace entender que hay un proceso y un tiempo para cada etapa. David esperó el tiempo de Dios, no se adelantó, ni quemó etapas… Espero 15 años hasta que su llamado de Rey se llevara a cabo.

 

Para la madurez espiritual no hay edad. Cristo a los doce años crecía en estatura, en gracia para con Dios y los hombres.

Pero sin embargo Jesús tuvo su propia etapa de madurez espiritual.

 

1- El establo: llamado pesebre. Nadie creyó que un Rey nacería en un pesebre. Al parecer es un lugar vil, menospreciado, pero es el lugar de donde Dios nos sacó. Jesús vino a nacer allí, porque su nacimiento no tenía lugar en la religión. El no nació en un estado religioso. Desde su nacimiento, El ya comenzó a romper las mentes. Algunos… como los reyes tuvieron la revelación, siguieron la estrella y llegaron delante del Rey, con manos llenas de regalo. Ningún Rey se presentaba delante de otro Rey con las manos vacías. Tres reyes con toda su gente, porque no viajaban solos; se presentaron delante de Jesús, el no nació pobre. El nació en el pesebre para darnos una lección.

El un día tocó nuestro establo, sencillamente ahora nos toca avanzar; y no podemos saltear o desconocer la etapa de la carpintería. Etapa de silencio y capacitación. Jesús estuvo 30 en silencio y capacitación, y solo 3 años y medio de ministerio; muchas personas quieren 30 años de ministerio y solo 3 años y medio de capacitación. Por eso no quemes etapas en tu llamado en Dios.

 

2- La carpintería: Jesús crecía: en estatura, en sabiduría y en gracia para con Dios y los hombres. Sin embargo, se tuvo que sujetar 18 años en la carpintería a sus padres.

Carpintería es igual a anonimato, obediencia, sujeción, escuela de preparación para ser lanzado a su ministerio.

La carpintería es poseer un gran proyecto sin ver absolutamente nada aún. Esperar es la clave.

Podemos pensar o decir: Si la Palabra profética fue cierta, ¿por qué sigo sintiendo como si nada hubiese pasado? La regla número uno de un llamado a servir es: esperar el cumplimiento de la visión y no adelantarse a los planes divinos.

Hay un momento, un segundo en el reloj divino de Dios, donde el Señor te visitará con los planos completos de tu vida y ministerio. No te hablo del bautismo del Espíritu Santo, sino de un toque de la Presencia de Dios; y lo único que se te pide es que estés en el lugar correcto, a la hora indicada.

 

3- El Jordán: luego vino el Jordán: que es la llenura del Espíritu Santo y la aprobación del Padre para el comienzo de su ministerio. Allí Jesús aún siendo mayor que Juan, se humilló, por un sentido de orden y autoridad. Tremenda lección, eso permitió que los cielos se abrieran y que el Padre le hablara dándole la aprobación a su obediencia y dejándonos un ejemplo que es el bautismo.

Salvos por su gracia, pero somos ungidos por precio. Solo cuando pagas el alto precio de ese ungüento superior, obtienes su Presencia. Necesitamos su Presencia y ésta no vendrá hasta que el hambre, la sed y la desesperación por ella estén en nosotros. La marca del Jordán se produce en el monte de la búsqueda personal de su rostro.

 

4- EL DESIERTO: Jamás fue un sitio agradable, pero vaya que se aprende y mucho. Es el lugar donde son conducidos los Elías después de acabar con los profetas de Baal. En el desierto aprendemos a oír tres voces: la de Dios, la del enemigo y mi propia voz.

Entendamos algo: Dios te elige en el anonimato del establo, te enseña a esperar por la visión en la carpintería, te marca con su Presencia en el Jordán, pero sólo podrá confiar en ti, luego de que te procese por el desierto. En el desierto está el trato de Dios con tu vida y ministerio.

En el desierto es probada nuestra identidad como Hijos de Dios. En ese lugar sale la canción que a Dios le agrada. Como lo hizo Abraham. Adoró en el desierto. El cielo enmudeció para oír a este anciano entonar. ¿Que canción le cantarás en el desierto de tu corazón? Es la canción que más le fascina al Padre.

El Señor no te enviará a las multitudes si no has aprendido a oír los sonidos del silencio.

El no puede actuar hasta que no te hagas a un lado.

Allí Jesús mostró de lo que estaba hecho. El diablo vino a tentar su identidad como hijo de Dios. Y es lo que viene a hacerte. Un salmista es Hijo; tiene la revelación dela Paternidaden Dios primero y después la refleja a sus autoridades, pastores, mentores.

 

5- La cruz: tu ministerio y tu unción se reducen en una sólo palabra: Obediencia. Cristo fue obediente hasta la muerte y muerte de Cruz. Para que Dios confíe en ti, tienes que estar muerto.

“Sin que lo mereciéramos Dios nos eligió, e hizo historia de nuestro establo. Luego esperamos en la silenciosa carpintería por el cumplimiento de esa visión, sueño. Hasta que el Jordán nos sorprendió y experimentamos la llenura total, la Presencia de Dios en nuestras vidas. No obstante, necesitábamos pasar por el desierto, donde la arena pule a los que quieren servirle y dicen amarle. Cuando creíamos que lo habíamos alcanzado todo y que estábamos listos, Dios nos dice que no puede confiar en la gente viva; inevitablemente debemos pasar por la Cruz.

 

La verdadera vida espiritual comienza cuando la carne está muerta.

 

Allí es donde morimos, es la parte más difícil. Pablo lo podía decir no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. El vivir es Cristo y el morir es ganancia. Muchas veces pensamos que se refiere a morir físicamente para estar con Cristo. No, sino que al morir en vida, obtenemos la vida de Cristo en nosotros. Todos los días el salmista debe morir a sus intereses, deseos y derramarse en otros a través del don de servicio.