Curiosidades

Lo que no pude faltar es un espíritu alegre y una vida feliz, esta sección esta dedicada para hacerte reir, aconsejarte mediante el humor, compartir curiosidades y chispitas.
 
 
Un hermano estaba preparando mucho té.  
Llegó otro hermano y le preguntó: "¿Por qué estás haciendo mucho té?"  
Él le contestó: "Es que el pastor dijo: 'Dios viene:  Prepárate!'
 
En una gran ciudad había un hermano que estaba tan agradecido a Dios que pasaba todo el día en el trabajo alabando y dando gracia a Dios. También había un incrédulo que le molestaba que el hermano por todo dijera..."¡¡¡Gloria a Dios!!!"..."¡¡¡Alabado sea el Señor!!!"  Un día el incrédulo le dijo: "Sabes que anoche soñé que habías muerto."  El hermano gritó: "¡¡¡Gloria a Dios, estoy en la presencia del Señor!!!"  El incrédulo, molesto, se marchó.  Al otro día llegó y le dijo para molestar: "Sabes, volví a soñar contigo, ¡pero esta vez te vi en el infierno!"  El hermano, sin perder el gozo, le respondió: "Alabado y Gloria a Dios...¡que solo fue un sueño!"
 
  • Una señora asistió con su niña pequeña al culto y el predicador decía:
¡Cuántos padres olvidan sus deberes espirituales en el hogar!
¡Cómo se duermen cada noche sin orar a Dios!
¡Sé levantan en la mañana sin darle gracias por la protección y la bendeción de un nuevo día!
 
La pequeña, que escuchaba con atención, le susurró a la madre: Mamá, ¿el pastor está hablando de tí?
 
  • ¿A qué categoria perteneces?
Alguien ha dicho que hay tres clases de personas en el mundo. 
  1. Aquellas que dicen: Quiero
  2. Aquellas que dicen: No quiero
  3. Aquellas que dicen: No puedo
Las primeras triunfan en todo.
Las segundas se oponen a todo.
Las terceras fracasan en todo.
 
 
Estaba el pastor predicando con mucha convicción acerca de lo destructivo del pecado.  En el culto asistía una persona nueva que el pastor no conocía.  De repente, empezó el hombre desde su asiento a mover la cabeza, diciendo que no.  El pastor entendió que el hombre no estaba de acuerdo con lo que decía.  Así que el pastor con más coraje, celo, y abundancia de citas bíblicas trataba de convencerle.  Pero el hombre seguía moviendo la cabeza como diciendo que no.  Así estuvo todo el culto.  Se acabó la predicación y el pastor se dio cuenta que el hombre seguía moviendo la cabeza.  Lo que tenía era un 'tic' nervioso
 
Una hermana oraba constantemente: "Señor, quita las telarañas de mi vida!"  Esto lo hacía siempre y había un hermano que la escuchaba preocupado.  Una noche en que la hermana seguía en su letanía: "Señor, quita las telarañas de mi vida!". Entoncés el hermano oró así:  "Señor: ¡MÁTALE LA ARAÑA!"
 
 

Chispitas

Elementos: 1 - 7 de 7