Hno. Gustavo Guzmán Olaya

 

 

 

 

 

 

 

HNO. GUSTAVO GUZMÁN OLAYA, nace el 02 de Agosto de 1987 en la ciudad de Ibagué, Colombia. Vive desde el  26 de Agosto del  año 2008 en Chile, hijo de los Pastores Adolfo Guzmán y Nancy Olaya que  Ministran la Iglesia Pentecostal Unida de Quilicura, Chile.  Es un joven soltero y apasionado por la Obra de Dios, se destaca por su visión evangelizadora, es  Profesor  del IBA enseñando evangelismo y actualmente es el Tesorero del Instituto Bíblico Apostólico de Chile.

 

 

Palabras de Hno. Gustavo Guzmán, para los lectores de "Revista Hechos 2"

 

¡CUANDO NOS CAMBIAN EL NOMBRE!

Saber de repente  que para muchos no eres “TÚ” sino “ÉL”, parece que no tienes identidad propia, que no eres tomado en cuenta por quien eres tú, que no puedes actuar libremente como los demás,  sentir más exigencias que otros, restricciones, ojos de muchos que miran cada uno de tus movimiento, saber que tus errores no son pesados en la misma balanza de los demás, cuando nos sentimos exigidos y sacrificados por nuestros padres, solo por  llevar el rotulo “HIJOS DE PASTOR”.

 

Sí se que es lo que siempre has pensado,  vivido,  exigido y señalado, pero quiero compartir algo que puede cambiar tu pensamiento y llevarte a los dos lados de la realidad de gran exigencia y la rica bendición de ser un  HIJO DE PASTOR.

 

Desde pequeño en la iglesia crecí entre cultos, aplausos, música, conferencia, etc. Cuando niño no entendía nada de ser HIJO DE PASTOR, pero cuando fui creciendo al pasar el tiempo me di cuenta que mi nombre había sido cambiado,  cuando a mi Padre lo ungieron Pastor, no era ya nombrado Gustavo Guzmán, ahora era  EL HIJO DEL PASTOR, llegaba algún lugar y lo primero que decían; él es el HIJO DEL PASTOR, también te ha pasado  ¿cierto?  Y sabes también te diste cuenta que al llevar este título, todo lo que hacemos es juzgado de otra manera, tanto que al igual que a mí nos aburrió y nos canso, yo vivía así, pero durante este tiempo, vi esa cara de la moneda pero toda EXIGENCIA ES RECOMPENSADA  y todo SACRIFICIO TIENE SU GLORIA.

 

¿Donde está para eso, y para aquello el HIJO DE PASTOR?  No, no hablo de poder entrar a un evento que otros no entraran o sentarse a la mesa con los misioneros,  etc., hablo de la identidad satisfacción o es que acaso, ¿quería DIOS que fuera anulado mi sueño y que viviera con una carga que me hundía y no me dejase ser  quien debo ser?

 

Hasta que en mi discusión interna vino un cuadro de la biblia a mi mente  (Lucas 15:11-32) y me sentí como el hijo mayor de la historia del hijo prodigo.

 

¿Papá nunca me he ido de casa y ni un cordero chico me has dado y mi hermano que se fue y peco le das el mejor de los corderos?

 

Y sentí a DIOS responderme igual que el padre TODO LO MIO ES TUYO NO TIENES QUE PEDIRLO.

 

Entonces dije; a DIOS pero siento que me han cambiado el nombre no tengo identidad.

 

Y la respuesta fue la siguiente: No te han cambiado el nombre, solo te he dado un privilegio, cada vez que he llamado a alguien para darle una bendición especial le he puesto otro nombre; a Jacob le llame Israel; a Abran le llame Abraham; a Simón le llame Pedro; a Saulo le llame Pablo y he decidido a los que he llamado a proteger bajo un linaje especial, que sean descendientes de pastores y que todos le puedan decir  HIJO DE PASTOR, que en realidad quiere decir Hijos Del Sacerdocio Ungidos Para Servir, Ministros de un Nuevo Pacto, Llamados para Impactar, Generación de Sacerdocio, Preservadores de la Verdad .

 

Un momento DIOS y todos los de más, no son lo mismo.

 

Si pero muchos de ellos conocen estas  verdades de lejos y para muchos solo serán vistas, pero para todos los HIJOS DE PASTORES a los que se les exija más que los demás, que deben sacrificar algunas cosas, que otros no, para ellos se ha dispuesto bendiciones especiales, porque nada de lo que un hijo hace por mi reino es en vano, quiero decirte que el otro lado de la moneda es bendición, es  revelarte cosas nuevas, cuando sentiste que te cambiaron el nombre en realidad lo que estaba haciendo era escondiéndote en mi cámara secreta,  privilegio que no todos tienen, pero la mayoría que entran en ella, tienes este rotulo de ser llamados  HIJOS DE  PASTORES.

 

Al recibir esta revelación y el poder ser un HIJO DE PASTOR  mi mente cambio, ahora lo disfruto, me gusta la exigencia, porque me trae bendición, el sacrificio me trae a memoria que soy privilegiado  de ser un HIJO DE PASTOR.


REVISTA HECHOS 2 Y SU EQUIPO QUIEREN AGRADECER A HNO. GUSTAVO GUZMÁN TAN EDIFICANTE ENSEÑANZA ¡EL SEÑOR JESÚS TE BENDIGA EN ABUNDANCIA!