DEPARTAMENTO DE JOVENES EN IPU LA FLORIDA SANTIAGO DE CHILE

 

 
 
 

EL NOVIAZGO

PRINCIPIOS DE UN NOVIAZGO CRISTIANO
Samuel Edelstein

I. Definición

A. La Biblia no habla explícitamente en cuanto a lo que ahora conocemos como "noviazgo". Sin embargo, para el cristiano, debe ser una relación hacia el matrimonio. (Génesis 2:20-24). No es un juego o pasatiempo.
B. El noviazgo es menos íntimo y comprometido que el matrimonio, pero mucho más que una amistad.
C. Un noviazgo, aunque es una relación con mira al matrimonio, no tiene que terminar en una boda (en matrimonio). Pero sin embargo, el noviazgo es la relación que establecen un hombre y una mujer con el fin de desarrollar la estructura base para el matrimonio.

II. El noviazgo cristiano debe ser entre dos cristianos

A. No debemos tener enlaces fuertes con un no cristiano (2 Co. 6:14-7:1).
B. Para andar juntos, deben tener las mismas metas (cristianas) (Amos 3:3).
C. Andar con una persona inadecuada nos daña (Prov. 13:20).
D. Es un engaño contraer noviazgo o matrimonio para convertir a la otra persona (1 Co.7:16).
E. No por ser los dos cristianos automáticamente deben casarse (1 Ti. 5:1-2).

III. El proceso de un noviazgo cristiano debe seguir la voluntad de Dios.

A. Debemos buscar y esperar la voluntad de Dios, sabiendo que es buena, agradable y mejor que la nuestra (Rom. 12:1-2).
B. Es muy importante estar buscando la voluntad de Dios para casarse "en el Señor" (1 Co. 7:39).
C. No debemos enredarnos en un noviazgo si no es la voluntad de Dios (2 Ti. 2:3,4,1 Co. 7:7-9,17,27-28).
D. Es esencial tener la mujer que Dios tiene para uno (Prov. 18:22, 19:14).
E. El tiempo de comenzar un noviazgo debe quedar bajo la voluntad de Dios (Ecles. 3:1-8, CC. 2:7, 3:5, 8:4).
F. Debemos concentrarnos en las cosas agradables a Dios- una relación que diminuya mi ministerio no es la voluntad de Dios (Col. 1:10, 3:1-2, Fil. 4:8, etc.)
G. Los jóvenes no deben discipular a las jóvenes, sino dejar esto a las mujeres más maduras (Tito 2:1-6).
H. Es algo muy serio y poderoso abrir el corazón a una persona del sexo opuesto. Debemos estar seguros de la voluntad de Dios antes de hacerlo (Gn. 34:3, Jue. 16:15-18, 19:3, 2 R. 11:4, Rut 2:13, Prov. 6:23-25, 7:25, Ecl. 7:26, Os. 2:14, CC 8:6, etc.).

IV. Nuestro trato con el sexo opuesto siempre debe ser santo y puro.

A. La voluntad de Dios es que seamos santo y que evitemos la fornicación (1 Tes. 4:1-8, 1 Ti. 4:12, 5:22, 2 Ti. 2:22).
B. El sexo, creado por Dios, es bueno (Gn. 1:31), pero sólo dentro del matrimonio (He. 13:4, Prov. 5:15-23).
C. A las jóvenes cristianas hay que tratarlas como hermanas, con toda pureza (1 Ti. 5:2).
D. Es importante tener casi nada de contacto físico con una persona del sexo opuesto (1 Co. 7:1).
E. Es sano establecer relaciones sociales en grupo en vez de individualmente (He. 10:24-25).
F. La Biblia enfatiza la importancia de la pureza (1 Ti. 4:12, Tito 1:15, 1 Jn. 3:3, etc.).
G. Hay actitudes sexuales aparte de la fornicación que Dios condena (Job. 31:1, Mt. 5:27-28, Ro. 1:24-32, Gá. 5:19-21, 1 Tes. 4:3, etc.).
H. Un poco de estímulo produce el deseo para hacer más (Ecl. 1:8, CC 2:6-7).

V. Levantar expectativas en el sexo opuesto nunca es un juego: es algo serio.

A. No debemos tomar nuestros patrones para el noviazgo del mundo, sino de Dios (Ro. 12:1-2, Col. 3:1-10, etc.).
B. Lo que sembramos, cosechamos. No podemos burlarnos de Dios o de otro hermano sin sufrir las consecuencias (Gá. 6:7-8).
C. Hay que cuidar de no lastimar a la otra persona. La mujer es más sensible. (1 P. 3:7).
D. No se debe levantar temas del noviazgo o del matrimonio entre dos personas del sexo opuesto si no están pensando seriamente en hacerse novios (1 Ts. 4:6).
E. Un dirigente tiene más responsabilidad de cuidarse en esto que los demás (1 Ti. 5:19-20, Stg. 3:1).

VI. Dios nos pide esperar con paciencia

A. Si uno no tiene paciencia para esperar, no es amor (1 Co. 13:4,7)
B. Es muy importante no apresurarse (Ecl. 11:9, 12:1).
C. Un noviazgo no debe precipitarse (CC 2:7, 3:5, 8:4).

VII. Es mejor tener madurez antes de pensar en un noviazgo.

A. Primero hay que tener disciplina en la vida cristiana (Prov. 25:28, Gá. 5:22-23, 1 Co. 9:24-27, 10:12-13).
B. Uno debe tener ciertos tipos de madurez como preparación para el matrimonio: Madurez moral, económica, sexual, social, emocional y espiritual. (Gn. 2:24, Prov. 24:27, etc.).

VIII. Un soltero debe saber de antemano que quiere en un cónyuge.

A. Debe ser una "ayuda idónea" en la vida personal y el ministerio (Gn.2:18).
B. Debe tener una buena relación con el Señor (Prov. 31:30, 2 Co. 6:14-18, etc.).
C. Un cónyuge debe ser el mejor amigo del otro (CC 1:15, 2:2,10, Tito 2:4).
D. Debe ser realmente la persona que quieres que ponga las pautas en tu hogar y que críe a tus hijos (1 Ti. 3:2-5, Tito 1:6, 2:4-5, Ef. 5:21-33, etc.).
E. La apariencia externa es engañosa y no revela las cualidades más importantes (Pr. 6:25, 31:30, etc.).
F. La persona debe ser de buena reputación (Fil. 2:15, 1 Tes. 3:13, 1 Ti. 3:2)

IX. Nuesto trato del sexo opuesto debe dar buen testimonio.

A. Citas con otra persona deben dar un buen testimonio delante de Dios y delante los hombres (Hch. 24:16).
B. No debemos hacerle tropezar a otra persona (Mt. 18:6-7, Rom. 14:13-21, 1 Co. 8:9, Ap. 2:14, etc.).
C. No debemos ir a lugares o hacer cosas que dan mala apariencia (1 Tes. 5:22).
D. No debemos estar en un lugar o hacer algo que puede ser una oportunidad para la carne (Rom. 13:14, Gá. 5:13).
E. Debemos evitar lugares solas y oscuras (Juan 3:19).
F. Debemos hacer las cosas a la luz de todos, y no en la oscuridad (Ef. 5:11-14).

EL ENEMIGO DEL VERDADERO AMOR

El sexo en el noviazgo impide el desarrollo de la amistad, se convierte en "el enemigo del verdadero amor", como dijo Norman Wright.

"Cuando las relaciones sexuales se practican antes de fundar el amor, lo más probable es que limite las posibilidades de crear el tipo de amor y relaciones que una pareja busca.
Las relaciones sexuales en los solteros son una barrera para la verdadera intimidad. Pueden causar, especialmente en una mujer, que pierda su estabilidad, se sienta insegura, que malogre el control de sus emociones y altere su juicio. Puede crear confusión e incertidumbre respecto a cómo sienten ambos individuos, e impide indagar profundamente por completo a la otra persona. Para algunos, disminuye su sentido de autoestima y puede llevar a relaciones adictivas. Hace difícil que se consiga una exacta noción de sí mismo o de la relación.
La química del físico necesita combustible o un sistema de apoyo. Esto proviene de los otros elementos de una relación. Por un tiempo pueden sentir pasión sin los otros elementos, pero el vacío se desarrollará. Necesitarán la completa gama de la química emocional o conexión para crear un afecto duradero. Necesitarán una conexión o química mental para mantener vivos el interés y el crecimiento.
La química social genera compañerismo en la pareja. La conexión espiritual no solamente realza el amor, sino los otros elementos.

Amigos, amantes... ¿o ambas cosas?
Puedes preguntarte: "¿Cuál es una base mejor que las relaciones sexuales para establecer una relación?" Es sencillo: la amistad.

Cuando te enamoras de alguien que al principio era un buen amigo, posees una de las mejores bases para un matrimonio

¡Esta es una declaración fuerte! Pero creo que es la verdad. Las cualidades que se necesitan para construir una amistad son las cualidades que contribuyen a un matrimonio duradero. 

¿Sabes qué significa ser un amigo? 
Quiero decir, ¿un verdadero amigo? Un amigo es... más que un conocido. Conocidos son los actores secundarios en la película de tu vida.
Se dice que mientras una persona tiene entre quinientos y dos mil quinientos conocidos cada año, él o ella tienen menos de siete amigos personales. Los conocidos son relaciones transitorias que entran y salen de nuestras vidas.
Un amigo es más que un compinche. Aunque un compinche a veces es confundido con un amigo, un compinche es en realidad un amigo de "reemplazo". Los compinches van juntos porque se benefician los propósitos de ambos. Es una pareja simbólica, unida solamente por el hecho que ellos quieren algo el uno del otro.
La amistad es más que ser un compañero. Puedes alquilar un compañero. La amistad es como una relación sin reglas de autoservicio.
Dice Walter Winchell: "Un amigo es aquel que entra cuando la mayoría sale". Se unen ti.
No puede sobrestimarse el valor de una amistad. Jesús dijo: "Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre" (Juan 15:15 Biblia de las Américas).
Una forma de comprobar si una relación incluye la amistad es quitar las conexiones románticas. ¿Qué queda? Para muchas parejas, poco es lo que queda. 
¿Has pensado en los ingredientes de una amistad?
C. S. Lewis sugiere que nos imaginamos a los amantes cara a cara, pero a los amigos lado a lado. Sus ojos miran para adelante. En una amistad, lo que une es otra cosa que la otra persona, algo como una meta en común o algún objeto que enfocan las dos personas y el que ambas persiguen. Puede ser un pasatiempo, un trabajo, jugar tenis, música, servir en un mismo ministerio –por ejemplo, de alabanza–, etc. Pero es algo externo de ellos mismos. Es ese interés en común el que ellos enfocan más que la relación en sí.
Un amigo es alguien que te conoce completamente y aún te quiere. Él o ella conoce tus lados fuertes y débiles. Un amigo es el que está a tu lado en todo momento. Proverbios 17:17 dice: "En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia". Amar en todo tiempo, eso es difícil. Es más fácil hacerlo con frecuencia, pero, "¿en todo tiempo?" La duración es una característica de una fiel amistad.
Proverbios 18:24 dice: "El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano". No solamente la durabilidad sino la aprobación es una cualidad de la amistad.
El amor de amigos ha sido descrito como "amor entre compañeros". Esto puede ser definido como un fuerte vínculo, lo que incluye un tierno apego y el gozo de la compañía del otro. No es caracterizada por una salvaje pasión y una constante excitación, aunque esos sentimientos pueden ser experimentados de tiempo en tiempo.
¿Entiendes esto? Algunas personas tienen que sentir esos sentimientos salvajes, o para ellas no es una relación. La diferencia principal entre un amor apasionado y un amor entre compañeros, es que el anterior florece en la privacidad, la frustración, un alto nivel de excitación y la abstinencia. ¡Todo esto suena más negativo que positivo! Por el otro lado, el amor entre compañeros florece en el contacto y requiere tiempo para desarrollarse y madurar. 

Más allá de ser un amigo
Ya que la amistad es tan importante, explorémosla más. Lou y Colleen Evans describen la calidad de la amistad necesaria en un matrimonio:
Un amigo es alguien con el que puedo hablar de mis ideas y filosofías, con quien puedo crecer intelectualmente.
Mi amigo es alguien que oye mi grito de dolor, que siente mi lucha, que está a mi lado en todos mis momentos negativos tanto como los positivos. Cuando estoy afligido, mi amigo no solo está a mi lado, sino que también está aparte, me mira con algo de objetividad. Mi amigo no siempre dice que estoy bien, porque a veces no lo estoy.
Si preguntases a otros qué es un amigo íntimo, probablemente escucharías estas respuestas: 

Un amigo te conoce por dentro y por fuera, y aún te quiere. Un amigo te comprende y te aprecia, aún cuando tengas diferentes puntos de vista. Un amigo es fiel y leal, y puedes confiar en él claramente. Lo que conversas con un amigo es algo profundo, no meras opiniones u observaciones. En la amistad, te arriesgas a ser herido, porque te haces vulnerable.

Es difícil imaginarse un matrimonio para toda la vida en donde falten estos ingredientes. Lamentablemente, ellos existen en algunos matrimonios por un breve lapso, pero en otros no.

La amistad como lealtad
Una amistad profunda refleja lealtad. Lealtad significa que la persona está unida a ti, ¡pese a todo! Cuando eres leal, se te puede confiar información delicada. Tu amigo sabe que será guardada como algo sagrado. Cuando la confianza es traicionada, es un golpe mortal para una amistad.

Intimar en profundidad
La segunda cualidad de una verdadera amistad es intimar en profundidad. Esto no se desarrolla de la noche a la mañana. Intimar profundamente significa un ansia de escuchar tanto como de hablar, aceptar los hechos más que ser un juez.
La atención requerida en este tipo de amistad ¡es aquella que le impide pensar en lo que va a decir cuando la otra persona termine de hablar! 

La diversión de la amistad
Un amigo es alguien con el que es divertido estar; los amigos se gozan mutuamente. Se ríen, hacen chistes, bromean Y tienen intereses mutuos. 
Una amistad es estimulante, cada uno provoca que el otro crezca emocional, mental y espiritualmente. Ambos son desafiados a nuevas maneras de pensar y de crecer. "Hierro con hierro se aguza; y así el hombre aguza el rostro de su amigo" (Proverbios 27:17). Cada uno estimula al otro a hacer lo mejor que puede.
La amistad también está hecha de autosacrificio. Algunas personas expresan más fácilmente la amistad con acciones, más que con palabras. En una amistad, trabajas en el área más débil de la expresión y corres el riesgo de hacer lo que te es más difícil. No solamente crece la amistad, sino que también crece tu. 

La amistad como un estímulo
Una amistad se caracteriza por un estímulo mutuo. Te eleva más que tirarte. Cuando estimulas a las personas, las inspiras a continuar por el camino trazado. Tu das aliento y confianza. 
Alentar es aceptar a que otros posean valor y dignidad. Le da validez a lo que están haciendo. Les hace saber: "puedes contar conmigo."
Encuentras algo valioso para darle su reconocimiento cuando todos los demás lo han despreciado.
Como cristianos no tenemos en realidad una oportunidad de elegir si alentamos a otros o no. No es nuestra la decisión. Las Escrituras dicen que otros se darán cuenta de que somos cristianos por el amor que nos demostramos mutuamente. Y una de las maneras de reflejar ese amor es ser alguien que aliente a otros. El estímulo nos sirve igual que los pilares de concreto de una estructura de apoyo.

En una amistad cristiana hay un elemento adicional, el ser desafiado espiritualmente. Eres capaz de discutir temas espirituales, orar mutuamente por el otro y crecer con la ayuda de tu compañero. 

Cuando se descuida la amistad las parejas que están en el nivel de los besos y las caricias generalmente no hablan mucho, por lo menos no en profundidad. Descuidan la exploración de sus personalidades a favor de la exploración de las sensaciones físicas. Mientras se produce un escalamiento del aspecto físico, la relación se estanca. Dedican más y más atención y energía para estar juntos solos y satisfacer sus apetitos físicos. Cada vez dedican menos tiempo a la parte social con otras personas o entre ellos mismos. La cita se transforma en un tiempo de alcanzar la meta, conseguir el verdadero programa del día para la noche, la estimulación física y el despertar de la excitación. 
Al poco tiempo se produce una pequeña pérdida en la relación junto a la implicación física. El sentirse en intimidad depende del contacto físico, y dejarlo es como dejar la relación."
Adaptado del libro "Las relaciones que funcionan (y las que no)", de H. Norman Wright, Editorial Unilit.

YUGO DESIGUAL

2 Corintios 7: 4  No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

A lo largo de mi vida he sido testigo en diferentes ocasiones del resultado de la unión en “yugo desigual”, hay cientos de testimonios de cristianos que unieron su vida a personas no cristianas y que sufren por tal motivo en su vida matrimonial pues sus intereses son totalmente diferentes.

Hay algunos aspectos de la vida que los cristianos que ahora están enamorados de una persona inconversa no comprenden, y es el hecho que ellos NO tienen la capacidad de “convertirlos” a Cristo, y tampoco saben, pues no lo han vivido, que la emoción, las mariposas en el estómago y todo ese tipo de sensaciones placenteras (que se confunden con amor) que sienten hoy por el ser amado, desaparecen poco tiempo después que han unido su vida en matrimonio. Peor aun el caso de aquellos cuya motivación es una fuerte atracción sexual, pues pronto descubrirán una vez que se casen, que el sexo no es lo más importante.

Muchos jóvenes y señoritas cristianos se confiesan enamorados o por lo menos se sienten atraídos por personas inconversas, ya que adicionalmente es muy común que en las Iglesias los jóvenes y señoritas que ahí asisten no se atraigan entre sí, algo sucede entre ellos que ni siquiera piensan en darse la oportunidad unos a otros de tratarse con fines afectivos de noviazgo, así que sigue siendo muy frecuente que chicos y chicas cristianos “busquen” a su pareja en el mundo no-cristiano.

Quienes están en esta situación, no deben pasar por alto que la Escritura sentencia que “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7), así que el desacato a la instrucción divina que establece “no os unáis en yugo desigual” tendrá un precio caro y muchas veces doloroso, así que conviene que antes de cometer lo que pudiera convertirse en el error mas grande de su vida reflexionen en lo siguiente: 

1 Corintios 13: 4   El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

El amor verdadero, procede de Dios, aun el amor que sentimos por la persona amada, si es genuino, entonces procede de Dios, ese tipo de amor dentro de sus múltiples características establece la relación de corazón a corazón, con esto quiero decirte que te enamoras de la persona y no de su físico o de su posición social, o de cualquier otra cosa externa que por cierto es uno de los mas fuertes engaños de Satanás y que confunde a muchos hoy día con el falso amor. Por otro lado el amor genuino busca siempre el bien del otro por encima del bien propio (vr5), ¿estás de acuerdo?, pues bien si ese amor es genuino, entonces sabes bien que para esa persona especial en tu vida, aquella por la que sientes especial atracción, no hay nada mejor que Jesucristo, ¿cierto?, así que antes de pensar que esa persona sea para ti, debería interesarte el presentarle a Cristo como su Señor y Salvador. Debes aceptar que Dios te quiere usar para que esa persona vaya a los pies del Señor, así que es muy probable que ganando esa persona para Cristo, después el Señor te la de para ti.

Hay muchos casos en los que chicos y chicas llegaron a los pies de Cristo a través de sus novios. Así que te animo para que des un giro a tu interés por aquella persona muy especial para ti y que aun no conoce a Dios, primero gánalo para Cristo, que ese sea tu objetivo, presentarle al Señor, y deja que sea Dios quien lo gane para ti.

Hermano, hermana, el día que comprendamos y vivamos de todo corazón la promesa de Cristo de Mateo 6:33 que dice “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” tu vida completa va a cambiar, pues dentro de la añadidura también está contemplado el amor de tu vida.

Por último quiero decirte, que aunque en esta ocasión el enfoque que dimos al “yugo desigual” lo empleamos para la relación noviazgo-matrimonio, también aplica en cualquier otro tipo de relación, ya sea comercial, de negocio, social, etc. Donde nos debemos percatar de la magnifica oportunidad de presentar a toda esa gente, al Señor Jesús como su único y suficiente Salvador.

 

 

VALE LA PENA ESPERAR

CUESTIONARIO

 
 
1. ¿Qué espero de esta relación?
 
2. ¿Lo que siento es atracción física? ¿Solo eso siento o me llama la atención algo más?
 
3. ¿Es alguien que comparte mis convicciones y planes? I Corintios 6:14-16
 
4. ¿Estoy dispuesto(a) a esperar el tiempo necesario para un noviazgo?Salmos 37:4-5
 
5. ¿He orado al respecto? I Juan 5:14-15
 
6. ¿Tengo paz y gozo de Dios con la decisión que tomaré? Filipenses 4:6-7
 
7. ¿Están de acuerdo nuestros padres? Efesios 6:1-3
 
8. ¿Lo(a) considero idóneo(a) para mí? (satisface mis expectativas y necesidades) Gén. 2:18
 
9. ¿Lo(a) amo incondicional y sacrificialmente? I Corintios 13:4-7
 
10. ¿He buscado consejo de sabios (cobertura)? Proverbios 11:14
 
11. ¿Estoy seguro(a) de mis convicciones?
 
12. ¿Me siento orgulloso(a) de él (ella)?
 
13. ¿Estoy pensando a largo plazo?
 
14. ¿He tomado en cuenta las circunstancias?
 
15. ¿Podemos hablar juntos durante largo tiempo?
 
16. ¿Estás dispuesto(a) a pagar con esta persona el precio del amor?
 
17. ¿Y qué cuando sean viejos?
 
18. ¿Has considerado a su familia?
 
19. ¿Te has preguntado por qué estás o estarás con él o con ella?
 
20. ¿Estoy siendo honesto(a) conmigo mismo(a) al evaluar estas preguntas?
 
¡NO LE HAGAS EL FAVOR A NADIE…MÁS QUE A TI MISMO!